Mi deseo

Justo ayer cumplí 27, aunque tengo más cicatrices que años, cicatrices que me han hecho aprender, coger experiencia y una herida que no conseguirá cerrarse por mucho tiempo que pase, ayer fue el día en el que me pusieron un pastel encima de la mesa (más bien 2) con sus velas como todo cumpleaños en el que tienes que soplar pero antes de eso tienes que pedir un deseo, he de confesar que pido el mismo desde que tengo 15 años, pido una alas en las que pueda alzar el vuelo y encontrarme contigo una vez más allí arriba donde estás ahora para poder darte ese abrazo que tanto necesito y decirte que te quiero que espero que estés orgulloso de mi, que todo lo que hago, lo hago pensando en ti, en lo contento que estarías, que no te preocupes por esta herida, ni por todas las cicatrices que tenga, que no te preocupes por mamá, por papa ni por la pequeña de la casa, ellos tampoco te olvidan y yo voy a cuidar de ellos como tú harías, muchas veces te siento cerca quiero que sepas que eres mi ángel que fue una injusticia lo que nos pasó, que te quedaba mucho por vivir a nuestro lado, no era tu momento y por mucho tiempo que pase seguiré sin creérmelo, solo pido que estés bien y que sepas que jamás en la vida te olvidaremos, volveremos a vernos. Te quiero tete ❤️ 
@jessvalpe

#miangel

Tengo más cicatrices que años.

Tengo más cicatrices que años, aprendí a coserme las heridas antes que la ropa, he usado alcohol de farmacia y del paqui que está debajo de tu casa para curarme las heridas, joder como dolía y que bien sabía el ron, no me cuentes cuentos que yo ya se de historias, tengo experiencia en caídas sin paracaídas o quizá mi anilla estaba rota, he caído al vacío, me he metido en un túnel sin salida de emergencia, he buceado entre tiburones pero mírame aquí estoy sigo viva, sí,con más cicatrices que años pero con más experiencia después de tu huida. 

#jessvalpe

DISFRUTAR DE LAS VISTAS.

Demasiadas subidas a lo más alto y bajadas sin freno al vacío.

Demasiadas noches sin dormir, inundando mi mente de ruidos, sin encontrar la rueda en la que pueda controlar su sonido.

Demasiadas promesas hechas y actuaciones que rompían con cualquiera de ellas.

Demasiadas nubes he pisado y no he sido capaz de mantener el equilibrio en ninguna de ellas.

Demasiadas sonrisas convertidas en un mar de lágrimas.

Demasiadas inclinaciones en los precipicios mirando al vacío, imaginándome caer como las piedras que caen de una roca en mal estado.

Pero en todo este tiempo, de tantos demasiados he aprendido a subir y bajar quedándome más tiempo en lo alto y cogiendo impulso cuando estoy abajo, he ganado la batalla al insomnio y he callado el ruido que habitaba en mi mente, antes de prometer o de prometerme, actúo, ahora bailo entre las nubes, se nadar entre mi mar de lágrimas y sonreír estando a flote, pero sobretodo, he aprendido a estar en el filo del precipicio, mirar al vacío y disfrutar de las vistas.

 

@jessvalpe

Te propongo algo, aceptas?

Nos pasamos la mayoría del tiempo haciéndonos mil preguntas, de todo tipo y para todo, la mayoría se quedan en el aire sin ningún tipo de respuesta, quizá no nos estamos haciendo la pregunta adecuada o simplemente sabemos la respuesta pero no queremos aceptarla, preguntas como: porque no me quiere? Que tengo que hacer para caerle bien? Lo estoy haciendo bien? Soy capaz de lograr mis sueños? Por donde tengo que empezar? Se hasta donde quiero llegar? Nos preguntamos demasiadas cosas, desconfiamos demasiado de nosotros mismos, pasamos el día buscando la aprobación de los demás como si de ellos viviéramos o como si su opinión nos salvará la vida, cometemos tal error que acabamos frustrados y rindiéndonos sin poner un plan de acción a nuestros sueños, decidimos no empezarlo porque damos por hecho que nos saldrá mal o que nos costará mucho trabajo en conseguir algo y así se nos pasan los segundos, los minutos, las horas, los días, incluso los años, años perdidos por nuestra mala costumbre de dejarnos a nosotros en segundo plano y culpando a los demás, debemos saber que la culpa es solo nuestra por acogernos a nuestra zona de confort y pensar que algún milagro pasará que nos lo dará todo hecho mientras nosotros estamos sentados en el cómodo sofá de nuestra casa.

Yo os propongo algo, propongo que te levantes de ese sofá y vayas a por tus sueños, no digo que no te hagas preguntas pero sí que te hagas las preguntas adecuadas, que escuches la opinión de los demás pero no que hagas lo que dicen, que tengas tu propio punto de vista que si tienes que equivocarte lo hagas, de los errores se aprende y los tendrás, pero no es nada malo, no te rindas que para conseguir tu sueño, el éxito, hace falta conocer el fracaso, hace falta caer al vacío para levantarte con más fuerza, pero hazlo, al menos inténtalo, que puedes perder? Estoy segura que nada , estás perdiendo ahora sin hacer nada, el tiempo, la vida y que hay más valioso que todo eso? 
Aceptas mi propuesta?  Si es que sí ya me contaréis.

EL MUNDO

Dicen que el mundo es de las personas con éxito, de las personas que nunca cayeron, de las personas que caminan con la cabeza bien alta, de las que nunca lloran… de las que dicen ser perfectas, que nunca se equivocan, eso dicen….

Yo digo que el mundo, es de las personas que se levantan por la mañana con una sonrisa o con mala ostia, de las que se caen pero no tardan en levantarse, de las que para conseguir el éxito han experimentado lo que fue el fracaso, de las que lloran y mucho… de las que son completamente imperfectas, de las que cometen mil errores y aprenden de todos ellos, de las que sueñan, de las que les da miedo pero se atreven, de las que se enfadan pero rápidamente piden perdón, de estas personas es el MUNDO.

 

 

Si te ha gustado no olvides darle a me gusta y si quieres seguirme leyendo recuerda que puedes seguirme en instagram  @jessvalpe

 

Un abrazo!

Te juro que lo intenté.

Me prometí no volver a hablarte.

Me prometí no volver a mirarte.

Me prometí no volver a besarte.

Me prometí no volver a verte.

Me prometí no volver a pensarte.

Te juro que lo intenté, pero allí me encuentro cada noche hablándote, mirándote, besándote, viéndote y pensándote. Por más que me prometa, por más que quiera yo no mando en mis sueños.

Es domingo.

Es domingo, de esos que te levantas con resaca, de esos que ves la luz del día por la ventana y solo pides quedarte en la cama 5 minutos más, de los que tomas café bien calentito, con la manta envuelta sobre ti porque te sientes destemplada, de los de quedarte mirando a un punto fijo pensando o simplemente te quedas hipnotizada, no te apetece salir, quieres quedarte en casa a base de ibuprofenos por causa de la resaca, acompañada de tu serie favorita y un buen tazón de chocolate.
Parece que va a llover.

#felizdomingo